#6. Santa Pola es herculana

Los aficionados al fútbol de la provincia de Alicante están divididos según el equipo de sus simpatías. Hay un grandísimo número de seguidores del Real Madrid y del Barça, como sucede en muchos otros lugares. Pero a continuación, además del apoyo que pueda sentir el equipo local, sobre todo en poblaciones que han tenido un pasado futbolístico importante (Eldense, Alcoyano, Orihuela…) la afición se reparte entre varios equipos nacionales (Athletic, Atlético, Valencia en la Marina Alta, etc.) y, por supuesto, los dos equipos provinciales con mayor peso en la historia del balompié, Hércules y Elche. Éstos dos equipos cuentan con muchísimos adeptos, siendo en ocasiones el primer club en afición o repartiéndose el liderato con los millonarios merengues y culés.

 No existe una estadística fidedigna del ranking de equipos según los aficionados que tiene en cada población de la provincia de Alicante. La mejor información con la que contamos es la encuesta que realizó el CIS a nivel nacional (junio 2014), pero no ofrece datos por poblaciones. Aún así, en Jotdown publicaron un artículo en el que, a través de los datos de dicha encuesta, se mostraba la supremacía de los dos grandes equipos nacionales en todo el país y, por supuesto, también en Alicante. Pero precisamente en los comentarios de dicho artículo alguien aludía a la pugna que se mantiene en la Costa Blanca entre los del Negre y los de la Dama. Por cierto, un dato contundente en ese artículo: “según las encuestas del CIS, a la mitad de los españoles le interesa este deporte. Los datos también confirman la impresión generalizada de que la mayoría de simpatizantes lo son del Real Madrid (38%) o del FC Barcelona (25%) y que el resto de aficiones —las del Atlético (6%), Valencia, Athletic o Betis (3%)— son minoritarias a nivel nacional.”

Este estudio del CIS no parece demasiado solvente en algunos resultados que arroja, ya que se refiere a una muestra de unas 2000 encuestas realizadas en total; repartiéndolo por provincias, no parecen datos muy contrastados. En el caso de Alicante no dice cuantas encuestas se hicieron, pero como mucho podemos suponer 100, 200 muestras… ¿dónde se realizó la encuesta? ¿En Alicante, Tibi, Orihuela o Pedreguer? Cuanto podrían cambiar los resultados si la muestra fuera amplia y contrastada.

En la encuesta dan un seguimiento del 7% de los aficionados futbolísticos de la provincia al Elche y un 5% al Hércules. Y yo, pudiéndome equivocar, no me creo esos resultados. Desde mi opinión, mantengo que la rivalidad sólo está igualada en el Bajo Vinalopó y en la Vega Baja del Segura. El número de aficionados al Elche CF fuera de esas comarcas es inmensamente inferior al de aficionados herculanos. Al Rico Pérez llegan cada domingo vehículos desde los cuatro puntos de la provincia. El Martínez Valero recibe más que nada a sus vecinos próximos. Y si alguien cuenta con un estudio (fidedigno) que rebata esta idea, que lo presente aquí y actualizamos el post pidiendo disculpas a los seguidores del Elche.

Por cierto, en la encuesta del CIS al Real Madrid le daban un 53% de aficionados alicantinos y al Barça un 30%. Si alguien quiere consultar los datos de dicha encuesta, se la dejo aquí al completo.

Dicho ésto, hay un caso singular que llena de orgullo a los alicantinos: Santa Pola. La que fue bautizada por los romanos como Portus Ilicitanus y es tratada con desdén por los veraneantes llegados de la Ciudad de las palmeras, la localidad pesquera donde gozan del retiro los ilicitanos y desde donde retransmite las veladas estivales TeleElx, la querida Santa Pola de formidables calderos y sabrosos pescados, no tiene dudas respecto a sus preferencias futbolísticas: Santa Pola es herculana.

La elección de los santapoleros no es irrelevante, ya que en sus playas nació el balompié para los alicantinos:  los barcos ingleses que atracaban para cargar sal permitían a sus tripulaciones unas jornadas de asueto y los británicos aprovechaban para practicar el foot-ball que comenzaba a ser popular en sus islas. El primer partido del que hay constancia en la provincia de Alicante, siempre en Santa Pola, no es protagonizado por la tripulación de un buque salinero, sino de uno científico: el Theseus. También con bandera inglesa, trajo hasta la localidad del Cabo a un grupo de astrónomos británicos para estudiar el eclipse solar previsto para el 28 de mayo de 1900. Santa Pola había sido declarada el mejor punto de observación y hasta allí llegaron numerosos científicos. La hora ideal para observar el eclipse eran las 16:15. Para hacer tiempo, los marineros del Theseus organizaron un partido sobre la arena de la playa de ese novedoso foot-ball.

Los cuatro mil habitantes que en la época tenía Santa Pola estaban habituados a ver extranjeros pasando por su puerto, entonces su principal motor económico, pero estos ingleses superaban las cotas de extravagancia habituales practicando aquel extraño juego, por lo que recibieron mucha atención por parte de la población local. Incluso despertaron la curiosidad de la prensa, presente en Santa Pola para cubrir el eclipse. El corresponsal del diario capitalino El Liberal, al escribir una crónica sobre aquel encuentro, inició sin siquiera percatarse la historia del periodismo deportivo en la provincia de Alicante.

Todas las fuentes coinciden en señalar este partido, el de la triulación del Theseus, como el primer encuentro balompédico en la provincia de Alicante. Sin embargo, La Futbolteca aporta una excelente información para complementar la llegada definitiva del fútbol, practicado ya por la población local, años después del Theseus: “El desembarco de tan singular deporte, en cambio, no llegaría hasta varios años después y, concretamente, por tierra y gracias a la intervención de un profesor de gimnasia alicantino, José Muñoz Gomis, quien en 1903 aleccionaba en su local a sus primeros pupilos los cuales terminarían jugando en el Campo de Juegos inaugurado el 5 de abril de 1903, un terreno para la práctica de distintas disciplinas. En octubre de 1904 y por el propio Gomis, se constituía el Sportman’s Club Lucentino, una sociedad para gente acomodada que ansiaba jugar al fútbol y disponer de un suelo exclusivo para ello, inaugurando el 15 de diciembre de 1907 el Campo de Benalúa ya bajo el nombre de Sporting Club Lucentino en honor a su origen multideportivo.”

Quizá una de las razones importantes del herculanismo de Santa Pola sea que su paisano Manolo Maciá fue uno de las mayores figuras del club en los años 30 y 40. Maciá es uno de los nombres importantes del Hércules y fue un jugador codiciado por muchísimos equipos. El Real Madrid intentó ficharle varias veces, sin éxito. Y el seleccionador nacional le llamó para algunos entrenamientos, aunque no llegó a debutar. El santapolero atraía seguidores y por supuesto, en su localidad natal era un ídolo que conseguía arrastrar a sus paisanos hasta Alicante cada vez que el Hércules jugaba. Muchos apuntan a la presencia de Maciá como la mayor causa del herculanismo santapolero. Y aquí estamos de acuerdo.

Pero hay un factor igualmente importante. No cabe duda de que, el hecho que el Hércules sea el primer equipo alicantino en llegar a la élite (con el subcampeonato de España amateur en 1930 y su ascenso a Primera División en 1934) también tiene mucho que ver en las preferencias herculanas de la provincia y, por tanto, de Santa Pola. Antes de que el Elche asomara por alguna categoría importante, el Hércules ya había logrado algunos hitos en la élite. De hecho, incluso el Alcoyano tenía más relevancia que el equipo ilicitano hasta mediado el siglo XX. La pena fue que el Hércules no se consolidó en la máxima categoría, de ser así hoy la provincia sería netamente herculana, como Pontevedra es del Celta, Asturias es del Sporting o Cantabria es del Racing. Y no como segundo equipo, sino como el color preferido de sus habitantes. Quizá no se llegaría a la pasión que despiertan Athletic, Osasuna o Real Sociedad en sus territorios, donde el 70% de los aficionados al fútbol se declara su seguidor, pero es muy probable que sí fuera un porcentaje similar al de la vecina provincia de Valencia, donde el 53% se autoproclama valencianista.

El caso que nos ocupa, Santa Pola, debe servir de ejemplo a los actuales dirigentes del Hércules. Desde allí se fletaban cada domingo varios autocares de la empresa Baile para llegar hasta La Viña o el Rico Pérez. Y aún a día de hoy siguen surgiendo peñas blanquiazules en la localidad marinera, como la Peña Herculana Santa Pola, creada hace pocos años. Así pues, el Hércules debe volver a mirar a estas poblaciones, vivero de aficionados leales, ofrecer descuentos, facilidades, hacer guiños para sentirse queridos y que regresen a un club que les respeta y les necesita. Santa Pola es herculana, pero el Hércules debe demostrar que quiere que siga siendo así.

!Matxo Hércules! ¡Visca Santa Pola!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *