#8. Arsenio Iglesias, gran entrenador del mejor Hércules

Algunos entrenadores han dejado huella en el Hércules y, entre ellos, uno de los más destacados es sin duda Arsenio Iglesias.

Nació en Arteixo en la Nochebuena de 1930. Fue jugador del Deportivo, con el que debutó en la temporada 1951/52. Su primer partido fue ante el FC Barcelona, en Les Corts. Los gallegos perdieron por 6-1 pero fue precisamente Arsenio el autor del gol del Honor. Dicen que cuando fue a recoger el balón de las redes se excusó ante Ramallets por haberle batido: “Disculpe, señor”.
Durante su etapa de jugador deportivista, Arsenio Iglesias tuvo a Helenio Herrera como entrenador durante un breve periodo, pero suficiente para marcarle con la forma de dirigir un equipo de HH.
En 1956 fue traspasado al Sevilla. Allí permaneció dos años hasta cambiar al Granada donde coincidiría de nuevo con HH.
Su último equipo como jugador fue el Oviedo, donde se retiró en 1965.
Tras colgar las botas le ofrecen entrenar al Fabril, filial del Deportivo. En un primer momento declinó la oferta, pero una temporada después la aceptó. Era el año 1967 y Arsenio asumía igualmente el puesto de ayudante del técnico de la primera plantilla.
Cinco años después de colgar las botas, asume la dirección del Deportivo de la Coruña, que acababa de despedir a Roque Olsen. Pese a un inicio titubeante, llegó al último partido con posiblidades de ascenso. El Depor ganó 1-0 al Rayo y consiguió el ascenso a Primera División. Mantuvo al equipo en la élite una temporada, pero a la siguiente descendió en lo que por cierto es el único descenso en la carrera de Arsenio. El Deportivo y el Brujo de Arteixo separaron sus carreras y ahí aparece el Hércules (los gallegos descenderían a Tercera el siguiente curso) ofreciendo un contrato y un proyecto a Arsenio Iglesias.
En 1973 llegó a Alicante, donde entrenaría durante cuatro años, hasta 1977. Vivió como un monje, no alquiló casa y residió en un hotel, sin salir más que para ir al estadio a entrenar. Se trajo a Benito Joanet como ayudante, pero no hizo vida social y apenas conoció más que el Alicante deportivo. A pesar de ello, Iglesias siempre habla bien de la Terreta y la tiene en estima, como manifiesta en esta entrevista:
Guardo un recuerdo maravilloso de Alicante, de los alicantinos y por supuesto del Hércules. Tuve la fortuna de entrenar a unos jugadores fantásticos, de enorme calidad que hicieron posible vivir una etapa imposible de olvidar para mí. Viví mucho tiempo en esa maravillosa tierra y le tengo mucho cariño”.
Cuando el periodista pidió que enviara un mensaje a la afición herculana, respondió:
Mi deseo es que recuperen todo aquello que se merece Alicante y su hinchada, que grite fuerte su MACHO HÉRCULES que aún recuerdo…que el retorno a Primera sea a corto plazo porque ese club es grande“.
Arsenio Iglesias es el entrenador que mejor resultado ha conseguido con el Hércules, consiguiendo un ascenso a Primera y el quinto puesto en la máxima categoría del fútbol, que es aún hoy la mejor posición que se ha logrado en Alicante.
Arsenio Iglesias dirigió al Hércules entre las temporadas 73/74 y 76/77. Dejó un excelente registro de 162 partidos como técnico, esto hace cuatro temporadas completas, por tanto el entrenador más estable que ha conocido el club. Además es con 102 partidos, quien más veces ha dirigido al Hércules en Primera División.
Como anécdota decir que Arsenio es un tipo maniático: en su época herculana siempre vestía calcetines rojos como amuleto de la suerte.
Tras el ascenso a Primera División en su primera campaña blanquiazul, Arsenio mantuvo al equipo con solvencia. De hecho, el quinto puesto que firmó como recién ascendido es aún a día de hoy la mejor posición alcanzada por el Hércules. Al año siguiente repitió excelente campaña, esta vez en sexta posición. Siguió un año más y se marchó. En su último partido, Giuliano y Baena, dos de los pilares de este Hércules memorable, fueron a buscar al Brujo hasta la banda para que aceptara posar con el equipo como despedida.
En 1978 ascendió con el Zaragoza, que le había fichado esa temporada para regresar a la Primera División que había perdido un año antes. De ahí se fue a Burgos, una temporada más en Primera División.
En 1981 firma por un Elche ambicioso que quería subir a Primera División. Los ilicitanos, bajo la tutela de Arsenio, llegaron a encadenar dieciséis partidos sin perder. Pero el equipo se desmoronó tras un altercado de Trobiani. El argentino era la figura de aquel Elche CF, pero fue expulsado por insultar a un compañero. Después llamó hijo de puta al árbitro y fue castigado con ocho partidos de exclusión.
Siguió su peregrinación deportiva hasta Almería, donde por primera vez en su carrera fue cesado a mitad de temporada. El equipo terminó bajando a Segunda. Al dejar Almería, Arsenio Iglesias regresó a Coruña.
En la primera temporada se jugó el ascenso a Primera en el último partido, curiosamente también con el Rayo Vallecano como rival. Perdió 1-2 y permanecieron en Segunda dos temporadas más, tras las que dejaría el Depor para marcharse al Compostela de José María Caneda, que jugaba en Tercera División y contaba con poquísimos aficionados. Allí estuvo hasta 1988 cuando el Depor le reclamó para sacarles del riesgo de descender a Segunda B que se cernía sobre ellos. Aunque milagrosamente, Arsenio dejó al Depor en la categoría de plata.
Al año siguiente jugaría la promoción de ascenso, perdiéndola, pero una temporada después regresaba a Primera tras dieciocho años de ausencia. En la rueda de prensa tras el último partido (victoria contra el Murcia que supuso el ascenso) Arsenio se despide y anuncia que no sigue en el equipo. Pero diez meses después, regresa tras el cese de Boronat y salva al equipo del descenso tras la promoción con el Betis.
Se llegaba así a la década de los 90, cuando explotó el mejor Deportivo de la Coruña. Como sucedió en el Hércules, fue una combinación del buen hacer de Arsenio Iglesias con una plantilla equilibrada. Lendoiro se convirtió en un mago de los fichajes y consiguió traer del Real Madrid a Aldana y Nando y sobre todo a dos astros brasileños que se convirtieron en figuras de la Liga española: Mauro Silva y Bebeto. Junto a estos buenos jugadores, la plantilla creció y Fran, joven jugador gallego, comenzó a madurar y mostrar una clase inmensa.
Al acabar la primera vuelta, el equipo era líder. Pero sus derrotas en Chamartín y Nou Camp le dejaron sin título. Pero llevó al equipo a la UEFA.
Para la nueva temporada, Lendoiro brindó a Arsenio aún mejor plantilla con los fichajes de Donato y Alfredo, del Atlético de Madrid, Voro del Valencia y Manjarín del Sporting. Como resultado, el Depor batía al Real Madrid por 4-0 en Riazor. Faltaban quince jornadas y el milagro del Depor campeón parecía producirse, pero nuevamente las derrotas ante Madrid 2-0 y Barça 3-0 le bajaron de la nube. Aún así, se llegaba al último partido con el título en la mano. Sólo necesitaban ganar al Valencia en Riazor. Cualquier aficionado al fútbol recordará el penalti fallado por Djukic y el campeonato perdido que volaba a Barcelona.
En 1994 Arsenio Iglesias se marchó del Depor, que había fichado a Toshack, pero antes de su despedida había que jugar la final de la Copa del Rey. El escenario fue el Bernabeu y el rival el Valencia que le había privado del primer título de los gallegos. Pero ese día, con el gol de Alfredo, Arsenio pudo levantar la Copa.
Arsenio creó el Superdepor -que viviría una década de esplendor. Toshack, como hemos dicho, tomaría las riendas de Iglesias para subir un escalón más y ganar la Liga.
En 1996 entrenó durante seis meses al Real Madrid, en sustitución de Valdano, dejando los banquillos tras esta experiencia, a sus 66 años.
Tras su retirada trabajó como comentarista televisivo para ir dejándolo paulatinamente y disfrutar de un merecido retiro. Aunque ejerció como seleccionador gallego a partir de 2005 y hasta 2008, junto a Fernando Vázquez.
Hay algunos artículos excelentes sobre Arsenio, por si te has quedado con ganas de más:
  • Arsenio Iglesias: El Brujo de Arteixo, de El Campo Embarrado.
  • Arsenio Iglesias: “Guardo un recuerdo maravilloso de Alicante y del Hércules”, entrevista de la web oficial del Hércules.
  • Arsenio Iglesias, uno de los mejores entrenadores españoles de la historia de Colgados por el Futbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *