#7. Estadio José Rico Pérez, baluarte herculano

Presidente José Rico Pérez

El Hércules CF comenzó su recorrido por el fútbol nacional utilizando los estadios de La Viña y Bardín. En 1974 pasaría a ocupar su actual emplazamiento en el estadio José Rico Pérez donde ha vivido sus mejores momentos.

La historia de la construcción del Rico Pérez se origina a finales de los 60, cuando el Hércules consigue unos terrenos en el Monte Tossal durante el mandato del presidente Joaquín Ferrer. El dinero para apalabrar los terrenos llegó desde Las Palmas, ya que el conjunto canario pagó una indemnización de un millón de pesetas al Hércules para que el partido de desempate de Copa del año 1966 se jugara en el Estadio Insular de Gran Canaria (Las Palmas ganaría 1-0 en la prórroga, pasando a Octavos de Final, donde les eliminaría el Athletic Bilbao). Con la cantidad abonada por los canarios, el presidente Joaquín Ferrer paga la reserva de unos terrenos en el Monte Tossal.

Un nuevo protagonista llegaba a la historia del Hércules por aquella época: José Rico Pérez. Fue nombrado presidente y el club vivió su etapa más gloriosa durante su gestión. De hecho, se considera que el estadio pudo construirse por su excelente trabajo. Por ello lleva el nombre del dirigente herculano. En agosto de 1971 firma en el Ayuntamiento de Alicante la escritura de compra de los terrenos por más de 3 millones de pesetas, a los que se unieron las 400.000 de señal provenientes del desempate de Las Palmas. Y se adjudica la obra por 28 millones de pesetas en un plazo de 12 meses.

El Ayuntamiento de Alicante adquirió la parcela anexa, donde se construiría el Pabellón Municipal, hoy llamado Pitiu Rochel. Ese polideportivo es el motivo de que la grada  del Fondo Norte sea mayor que la del Fondo Sur, aunque curiosamente en el boceto inicial era al contrario. Una original fórmula que obtuvo el Hércules para encontrar dinero en metálico para impulsar las obras, fue el abono de 5 años (ticket pro-campo: mil abonos anticipados por 20.000 pesetas cada uno) que se ofreció a los aficionados, muchos de los cuales lo compraron para colaborar activamente en la construcción del estadio.

Tras varios años de burocracia y obras, el 4 de agosto de 1974 se inaugura el Estadio José Rico Pérez, en un encuentro amistoso ante el FC Barcelona. Ese día se estrenó también el himno herculano que aún se utiliza hoy, obra de José Torregrosa con letra de Alfredo Garrido.

La competición oficial llegaba al Rico Pérez con el encuentro de Primera División entre el Hércules y el Real Murcia, con resultado final de 2-2. El primer gol oficial lo marcó Carreño.

Con su flamante estadio, el Hércules vivió su etapa más gloriosa de ocho temporadas consecutivas en Primera División, rozando en un par de ocasiones la clasificación europea.

En 1981 se reformó el alumbrado (las torres desechadas se cedieron al Polideportivo de San Juan) y se termina la construcción de una grada sobre Preferente para el Mundial 82. Esa grada mundialista es llamada de forma coloquial “Grada Tejero”, ya que algunos ven en su forma un tricornio de Guardia Civil, y en aquellos años estaba muy presente la figura del golpista.

Hay que dar la importancia que merece al hecho de que José Rico Pérez consiguiera en 1977 convencer al Comité Organizador del Mundial 82 de que Alicante formara parte de las sedes anfitrionas. Para convencerles tuvo que vaciar su bolsillo y realizar las obras de remodelación anteriormente referidas. Aún así, no sé si hoy en día Alicante sería una de las designadas en una nueva edición de un evento de esas características.

En aquel Campeonato Mundial, el campeón del anterior tenía derecho a elegir la sede donde disputaría sus encuentros durante la primera fase, y la Argentina de Kempes y Maradona decidió jugar en Alicante. A excepción del partido inaugural celebrado en el Camp Nou y que tradicionalmente disputaba el campeón en vigor, sus otros dos partidos de la primera fase fueron en el Rico Pérez (el estadio del Elche CF completó los partidos del Grupo III que integraban Argentina, Hungría, Bélgica y El Salvador). Argentina venció a El Salvador (2-0) y a Hungría (4-1).

El coliseo alicantino aún sería escenario de otro partido, el que dirimía el tercer y cuarto puesto, que enfrentó a Francia y Polonia, con victoria de los polacos 3-2.

En 1994, el Hércules vendió el estadio al ayuntamiento para solventar sus deudas con Hacienda y la Seguridad Social y evitar la desaparición. En 2007 recupera el estadio, tras compartirlo durante esos años con el otro equipo de la ciudad, el Alicante CF.

En la actualidad el Rico Pérez tiene un aforo de casi 30.000 espectadores, todos sentados. Antes de la última remodelación la capacidad era de 33.500 espectadores. Y durante el Mundial llegó a acoger a unos 40.000 aficionados.

La selección española ha jugado siete veces en el Rico Pérez: la primera en marzo de 1977 contra Hungría y la última el 13 de noviembre de 2015 contra Inglaterra. En todas ellas, excepto el empate del debut contra Hungría, el equipo español ha salido victorioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *